Iconos

icono-facebook-30icono-twitter-30icono-linkedin-30icono-googleplus-30

A- A A+

Como ser autónomo en Italia

Italia

María Arnanz Ariza.

Italia constituye una de las economías más fuertes de Europa. A pesar de las dificultades económicas que atraviesa actualmente, sigue siendo la cuarta economía europea y la novena economía mundial en términos de PIB. Además su situación estratégica y la fuerte relación con otros países del entorno hacen de Italia un país atractivo si decidimos emprender.

Si quieres formar parte de CultUp para recibir formación especializada en emprendimiento en el exterior de forma gratuita  escríbenos a  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o completa nuestro formulario de inscripción.


Quizás el factor más atractivo para el emprendimiento sea la moderna infraestructura y la solidez que cuenta su economía. Italia es un país puntero en determinados sectores, entre ellos en las tecnologías de la información y comunicación, los artículos de consumo de alta calidad, el diseño de alta tecnología o el sector cultural.

No obstante, el índice de libertad económica realizado por Heritage Foundation y The Wall Street Journal, que mide el grado de protección que las instituciones básicas dan a sus ciudadanos para perseguir sus propios intereses económicos, sitúa a Italia en el puesto 80. Este puesto se debe, en gran medida, a la interferencia política, al exceso de burocracia, a los altos niveles de corrupción, a la presión fiscal, a un mercado laboral bastante rígido, al pensamiento de la existencia de un sistema judicial poco efectivo, a un marco reglamentario completo, y en general al alto coste de hacer negocios.

En Italia se considera “lavoro autonomo” el trabajo ejercido sin ningún vínculo o dependencia con un empleador, según las modalidades establecidas por la ley. Éstas pueden ser de tipo industrial, comercial, artesanal, ejercer una profesión, un negocio e incluso una sociedad de capital o de personas. En Italia se distinguen dos amplias categorías de autónomos, correspondientes a prestaciones de tipo manual e intelectual; siendo estas últimas denominadas como “Libere profesioni”. Son por ejemplo los abogados, los ingenieros o los arquitectos, y están reguladas bajo una normativa propia.

También tienes la opción de abrir una empresa, para lo cual deberás decidir el tipo de actividad que quieres realizar. Puedes constituirte como una empresa unipersonal (empresario individual) o sociedad, que puede ser sociedad de personas (por ejemplo sociedad de responsabilidad limitada) o de capital (sociedad anónima), como ente no comercial o cooperativa. En este link podrás encontrar toda la información sobre la naturaleza jurídica de tu empresa:

http://serviziterritorio.retecamere.it/tomcat/download/Percorso_Guidato.pdf

A pesar de que pueda parecer difícil establecerse en Italia, la revista Forbes le ha dado una puntuación de 8 sobre 10, lo que le posiciona por delante de países como Portugal, Alemania, o Países Bajos. Para establecerse como empresa unipersonal, o autónomo tienes que tener en cuenta las siguientes cuestiones:

  • Para las empresas individuales debes constituirte mediante la “apertura di partita IVA”, después de haber obtenido el “Codice Fiscale”, y la inscripción en el registro de empresas de la Cámara de Comercio, para la cual no se necesita un acta notarial. El “Codice Fiscale” es un código alfanumérico que identifica todas las personas que residen en Italia, y es necesario para cualquier trámite administrativo. Se solicita en las oficinas de La Agenzia delle Entrate mostrando un documento acreditativo de identidad en vigor y proporcionando un domicilio. La inscripción de la empresa unipersonal debe realizarse en un plazo de 30 días.

  • Tienes que inscribirte como autónomo ante el Instituto de Previsión Social (INPS) en el régimen correspondiente, denominados “gestioni”. Hay que tener en cuenta que puede existir un fondo profesional específico como en el caso de las profesiones liberadas reguladas.

  • Todos los trámites necesarios para la puesta en marcha de la actividad deben realizarse simultáneamente vía internet a través de ComUnica (Comunicazione Unica). Puedes encontrar más información sobre estos trámites en: www.registroimprese.camcom.it,
    A diferencia de otros países no existe una cuota fija para autónomos. En Italia los trabajadores autónomos solo pagan el impuesto de la renta en función de sus ganancias. Esto supone un 20% de lo que facturan anualmente. La “dichiarazione dei redditi” (la declaración de la renta) se envía antes del 31 de septiembre.

  • El tipo general del IVA en Italia es del 22%. Para poder hacer frente al pago es necesario hacer la “apertura di partita IVA” ante la agencia tributaria (“Agenzia delle Entrate”), que equivale a la inscripción del Impuesto de Actividades Económicas. Debes enviar la declaración de IVA anual y la Comunicación anual de datos de IVA, por lo tanto no tienes que presentar ni declaraciones mensuales ni trimestrales.


Autor:

María Arnanz Ariza.


Ponte en contacto con Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para cualquier propuesta de colaboración.

Logos

 sellos

FIBICC

fibicc-signo-negro-60px

Fundación Iberoamericana de las Industrias Culturales y Creativas

info@fibicc.org | (+34) 926 510 584